Amsterdam, la ciudad joven

¡Una escapada a Amsterdam bien vale la pena! La ciudad perfecta para un fin de semana es siempre un lugar agradable al que volver y eso lo dice alguien para quien ésta era ya la tercera visita. Pero la verdad es que uno nunca se cansa de Amsterdam porque siempre puede descubrir algo nuevo de la capital holandesa. En esta ocasión, entre las cosas que más destacaría además de los canales, las bicis y el encanto de su fisonomía, es el hecho de que sin duda se trata de una urbe joven, donde la estatura media de sus habitantes me hacía sentir como en casa. Dicho esto… ¡adentrémonos en ella!

Canal Amsterdam

Canal Amsterdam

Jardín Hotel Aalders

Jardín Hotel Aalders

Para empezar, me gustaría recomendar el hotel en el que me alojé. La verdad es que los precios en general son altos por lo que si buscas un mínimo de calidad para tu estancia es mejor estar preparado a dejarte buena parte de tu presupuesto en el pago de una habitación. El hotel Aalders ofrecía el equilibrio perfecto entre precio, calidad, ubicación y buenas críticas que me hizo decidirme por él. Se trata de un lugar tranquilo muy cercano al centro (a 10 minutos de Leidseplein) que nos ofrecía la opción de visitar el Museo Van gogh y el Rijksmuseum con sólo cruzar la calle.Curiosamente, siendo un hotel rtelativamente modesto, en la calle paralela se encuentra la Milla de Oro de la ciudad con todas las tiendas para ir de shopping a lo grande (Hugo Boss, Cartier, Louis Vuitton…) cosa que, obviamente, no me pude permitir, pero que me hizo pensar en lo diferente que era aquella pintoresca callecita de la gran avenida del Paseo de Gracia de Barcelona o incluso de una 5th Avenue en Nueva York. En cuanto a la habitación en la que me hospedé era amplia y daba al jardín del edificio mediante un espectacular ventanal, pero creo que las de tipo sencillo no eran tan grandes. Consejo: por un poco más, vale la pena campar a tus anchas. Por otro lado, el desayuno era muy correcto y el trato amable. En conjunto 100% recomendable.

Pasando a otros consejos prácticos: el billete de tren del aeropuerto a Central Station puede convertirse en tu reto personal. Teóricamente puedes pagarlo con tarjeta de crédito, pero la máquina sólo responde ante la insistencia, así que ármate de paciencia. Al salir de Central Station para llegar al hotel puedes comprar los billetes del tranvía una vez dentro del mismo. Los hay para una hora, para dos y para 24 horas. Para tickets que se quieran utilizar más días debes dirigirte a una oficina que hay frente a la misma estación central. ¡Ah! Y el ticket se tiene que registrar pasándolo por una maquinita que hay en el Tram tanto al subir como al bajar.

Sin embargo, yo recomiendo usar el transporte público lo justito y dedicarse a recorrer Amsterdam caminando. Es una ciudad preciosa donde cada calle y edificio tienen un encanto especial. Eso sí, estate atento al timbre de las bicis para evitar que te arrollen porque en la cadena evolutiva de la ciudad el peatón sin duda ocupa el último eslabón. Una vez asumas este hecho, te encantará ver pasear a familias completas “a bordo” de sus ecológicos vehículos.

De Koffie Salon

De Koffie Salon

Para comer, si se trata de un tentempié sencillo, cualquier sitio es bueno. Amsterdam está plagada de esos locales que se nos antojan tan especiales porque aquí no abundan y en los que puedes tomarte desde una hamburguesa o sándwich a un café y un trozo de tarta o una cerveza y un vino. Para algo más consistente, yo probé el restaurante italiano Caprese en  Spuistraat 261 y la verdad es que la pasta estaba deliciosa. Y si se trata de merendar en un sitio auténtico y con carisma, sin duda os recomiendo De Koffie Salon, una cadena que cuenta con 3 establecimientos en Amsterdam, de los cuales yo visité el que se encuentra en la emblemática calle Utrechtsestraat (núm 130). Hay dos razones por las que os recomiendo éste local en concreto, una es que el establecimiento está decorado con fotos de actores tomando café en un entorno apto para charlar, leer el periódico/revista, consultar tus mails y saborear una deliciosa reposteria. La otra razón es que se encuentra en una zona plagada de bares, tiendas y restaurantes con el mejor ambiente para disfrutar de la ciudad.

Court Sejour Boutique

Court Sejour Boutique

Y entre las cosas curiosas, aparte de que en los coffee-shops el consumo del “tabaco de la risa” se hace acompañado por refrescos o tés y esto puede resultar paradójico  a los que no comprenden ese grado de civilización, os recomiendo un establecimiento  que seduce por lo curioso de su concepto. Se trata de un tienda multiespacio en la que encontrarás desde muebles hasta ropa, pasando por fotografías y hasta un sistema de proyección de tu marca sobre un soporte personalizado. Su nombre es Court Sejour Boutique y además se caracterizan por tener un personal extremadamente amable que te permitirá curiosear tranquilamente.

El paseo por los canales, la visita de las casas de Ana Frank y Rembrandt y cualquier otra cosa típica ya la podéis encontrar en una guía o googleando, así que…por mi parte sólo deciros que hace una semana allí ya se iba con abrigo, guantes y paraguas y que espero que mis consejos os sean útiles ¡buen viaje!

, , , , , , , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: