Chicago Blues

Hace no mucho una amiga me pidió que le recomendase un sitio para alojarse en Chicago. La muy….¡es broma y que la envidia es muy mala!…en fin, pues eso, que esta amiga se iba a una de las ciudades más chulas en las que he podido estar y rápidamente me vinieron mil consejos a la cabeza. Entonces pensé que tenía que hacer un post para compartirlos por si alguien más tiene pensado cruzar el charco estas vacaciones y se está planteando visitar esta perla de la arquitectura y, sobre todo, del blues.

Hace un momento intentaba hacer la selección de fotos para ilustrar este post y se me hacía difícil. Hay tantos sitios… que os explicaré mi experiencia tirando de memoria, pero contando con que seguramente me dejaré algo en  el tintero.

Para empezar recomiendo un hotel, el Burnham, por ser céntrico (está al lado del Loop) y por su toque de auténtico hotel boutique, gracias a un aire de época por el cual seguramente fue elegido para rodar un anuncio mientras estaba allí alojada. Además, debo confesar mi debilidad por los impagables albornoces de la habitación con estampado animal (cebra o leopardo). Gracias a ellos, los 5 primeros minutos descubriendo los detalles de la habitación tuvieron un toque más “salvaje”. Eso sí, el desayuno incluye lo que incluye y como pretendas sustituir la dieta hipercalórica de la mañana por unos saludables cereales te los cobran aparte.

Una vez instalada/o se impone una visita al cercano y espectacular parque Millenium, donde encontraréis la Cloud Gate o más popularmente conocida como Bean, del artista indio Anish Kapoor. Otra razón para hacerlo es que además, en verano, parece que hay unos ciclos de conciertos al aire libre a los que el público asiste preparado con unos kits de picnic de los más “apañao” . En mi caso tuve la ocasión de disfrutar de uno de jazz antes de encaminarme a uno de los templos del blues de la ciudad: el Buddy Guy’s. Aquí os tengo que advertir que previo a programar cualquier actividad nocturna busquéis un lugar para cenar antes de las 9, ya que el horario de comidas español está en las antípodas del de Chicago. Y una vez tengáis el estómago lleno no dudéis en disfrutar con el blues más auténtico sin olvidar que estáis en la ciudad por antonomasia del crimen organizado.

Este detalle me lleva al siguiente punto del recorrido: la Chicago de Al Capone y sus secuaces. ¿Quién no ha aguantado la respiración mientras veía la escena del carrito de niño que cae por la escalera de la estación en la película Los Intocables de Elliot Ness? Dos datos: esa estación es Union Station y esa escena está inspirada en otra del film El acorazado Potemkim. Pero volviendo al tema gángsters….si tu grado de freakismo está en un nivel más avanzado, hay un autobús acondicionado para viajar en el tiempo por 30 dólares. Liderado por 2 adorables abuelitos, el autobús te da un paseo a conciencia en el que tu nivel de inglés (para cualquier acento) se pondrá a prueba…uffff!!! doy fe de ello. Consejo: sólo apto para los que no mienten en las entrevistas de trabajo cuando dicen que están por encima del First Certificate.

Camino del autobús de los abuelitos en contra de la ley seca me encontré con una tienda de discos (sí, sí, de discos, no de cd’s) en la que merecía la pena perderse un buen rato. Allí fue donde nos recomendaron el otro club de blues en el que pasé una de las noches más divertidas de mi viaje: el Blue Chicago. La noche que fui a tomar una copa me encontré con una sala caldeada por la actuación poco habitual de una dama del blues, a la que siguió otra increíble en la que el ritmo y el buen ambiente te calaba hasta los huesos. El enorme camarero que nos iba apartando de cada esquina donde nos instalábamos pero que acabó despidiéndose con una sonrisa y la especie  de cow-boy de media noche que entabló conversación con nosotros antes de lanzarse al ligoteo indiscriminado por el local hicieron de esa noche algo inolvidable.

Y como se nota que el orden de mis relatos no tiene por qué ser exactamente cronológico, paso ahora a detallaros lo que hay que hacer durante el día después de una buena noche. Primero,  hay que subirse en un barco y hacer el recorrido por los canales que salen hasta la bahía y permiten contemplar el perfecto perfil de los más que singulares edificios de Chicago. En el recorrido se puede admirar el parking circular desde el cual salió disparado el coche de Steve McQueen en The Hunter . Por cierto, en este paseo recomiendo la rebequita para resguardarse del frío, incluso en verano,  y si lo hacéis cercanos a la hora de la comida comprad algún bocata para no envidiar al del vecino (allí lo de llevar la comida encima está a la orden del día). Si queréis ir de compras tenéis una calle (La Magnificent Mile) plagada de tiendas donde, por casualidad, yo fui a parar a una justo en el que era su Día del Cliente. Así que después de pasar por caja uno se va un pelín más pobre pero más feliz si le invitan a champagne mientras un DJ pincha algo de música.

Y como colofón, os recomiendo dos cosas, una es pasar unas horas en el carismático y encantador barrio de Bucktown, donde hay casitas, tiendas y restaurantes tan auténticos y recomendables como el el Club Lucky. La otra es la típica pero imprescindible visita a la torre Hancock. Acercaros antes del atardecer, sin ir muy justos de tiempo para que las colas no os impidan ver la puesta de sol desde el bar que hay arriba del todo. Es una experiencia impresionante que hará que os acabéis de enamorar de esta gran ciudad. ¡Buen viaje

, , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Nuria Prieto el agosto 1, 2011 - 11:08 am

    Suerte de tu amiga, que nos has compartido tus experiencias!!!!🙂
    Gracias ANA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: