New York New York II

Aquí estoy de nuevo, como prometí, recuperando mis mejores recuerdos de mis viajes a Nueva York. Asumo que se me quedarán muchas cosas en el tintero, pero al menos daré alguna pista más para los que piensen en visitar una ciudad tan fascinante en sus próximas vacaciones.

Central Park New York

Para empezar, cuatro consejos típicos pero efectivos sobre los grandes hits:

–  No hagas colas para el Ferry a la Estatua de la Libertad. Si tomas el ferry gratuito a Staten Island, además de compartir un medio de transporte con la población local podrás ver a una distancia razonable el famoso símbolo de la ciudad. Creo que eso es suficiente porque, por cierto, en persona, nuestra amiga Liberty es más pequeña de lo que uno se espera.

–  Si quieres coger un helicóptero para sobrevolar Mahattan, las compañías suelen estar relativamente cerca de Battery Park.  Recomiendo reservar con antelación y aviso de que no os dejarán haceros una foto al subiros a bordo (al menos en Liberty Helicopters) porque son ellos los que te la hacen.

–  Para comprar tickets para un musical (que es una de las mejores cosas que se pueden hacer en la Gran Manzana) hay una oficina de tickets a buen precio que no tiene tanta cola como la de Times Square.  Está en South Street Seaport, una zona portuaria que además, para mí, tiene mucho encanto.

 Y ahora vamos a los detalles personales…Hay un barrio al que le tengo especial cariño por su aire entre bohemio y underground.  Y es que en una de las calles principales del East Village se mezclan tiendas de tatuajes, alguna con camisetas que mencionan el mítico club frecuentado en sus buenos tiempos por Los Ramones o Patty Smith: el CBGB; tiendas de segunda mano y bares y restaurantes muy concurridos.

Por otro lado, si tenPuente Brooklynéis tiempo, cruzad el puente de Brooklyn andando o en bici y acercaros al barrio de Williamsburg (de Manhattan hasta allí os recomiendo el metro y lo de cruzar el puente que sea un punto y aparte dentro de la excursión porque las distancias son tremendas). Muchos jóvenes viven en este barrio donde encontrarás tiendas de ropa y  objetos, peluquerías y comercios de lo más originales.

Chinatown es un mundo. Yo odio regatear, así que nunca me planteé pasar mucho tiempo en esta zona, pero debido a un encargo (lo típico que te pasa en este tipo de viajes) no tuve más remedio que adentrarme a intentar buscar un objeto de imitación por allí (a saber, je je). ¡La verdad es que menuda mafia se mueve por esas callejuelas! Me sentía como en una peli de Jackie Chan y lo mejor de todo  es que nuestra pinta de guiris no debía ser al uso porque nos creían polis de paisano  y no conseguimos nada. En fin, toda la aventura se zanjó con un capuccino en Little Italy o lo que queda de ella, ya que éste carismático barrio de la ciudad está siendo totalmente “invadido” por sus vecinos asiáticos.

Coctelería ApothekeDe todas formas, en Chinatown también hay un rincón especial  que merece mucho la pena y dudo encontréis si nadie os lo explica. Se trata de una coctelería oculta en lo que aparentemente parece una floristería china. De hecho, la Apotheke, se encuentra en pleno China Town, en el nº9 de Doyers Str. La gracia del local es que, como indica su nombre en alemán, está montado como si fuese una farmacia, los camareros lucen batas y la decoración reproduce la de una botica de época. Que no os eche para atrás la apariencia desde fuera porque dentro encontraréis un sitio de lo más cool con una oferta de cócteles deliciosa.

 Por último, si no queréis dejar la ciudad sin haber vivido su noche, os recomiendo pasaros por el Village. Sus calles se llenan de ambiente y es muy fácil encontrar un local con actuaciones en vivo. Yo tuve la suerte de acabar en uno que se lleva el 10 en cuanto a auténtico: el Wha! Por lo visto es un club donde, según explican, tocaba Jimmy Hendrix en sus tiempos. La verdad es que ya solo la entrada te da la sensación de estar entrando en un establecimiento… legendario (como diría el personaje de Barney de la serie Cómo conocí a vuestra madre) Cuando entramos no podíamos creernos que la casualidad nos hubiese llevado a un sitio con tal ambientazo. La verdad es que nos costó encontrar un hueco para acomodarnos, pero cuando lo conseguimos disfrutamos a tope del concierto y de los newyorkinos más marchosos de todo el viaje. Si a esto le sumas que camino del lavabo pude ver una foto de Quentin Tarantino en dicho local colgada de una pared, pues creo que ya no es necesario decir más. Había culminado la noche.

 En fin, creo que con todo esto ya tenéis razones más que suficientes para cruzar el charco. ¡Nueva York os espera!

, , , , , , ,

  1. #1 por Saskia el mayo 20, 2011 - 2:27 pm

    Muchas gracias Ana por compartir con nosotros estos consejos prácticos a la hora de visitar Nueva York.

    No hay nada que me de más rabia que contratar un servicio de helicóptero, ir emocionada con mi cámara para hacer el super reportaje y después encontrarme que no puedo me dan autorización para subirla…

    Son pequeños detalles que si no te los dice un amgo/a ni te enteras hasta que no estás allá.

    Thanks!

    Saskia

    • #2 por Ana Alonso el mayo 20, 2011 - 5:49 pm

      De nada, Saskia! De eso se trata! de contaros cosillas que os puedan ser útiles! Y la verdad es que con lo de la cámara te llevas un chasco, pero antes de subir me hice amigüita de un trabajador de la compañía que me inmortalizó a los pies del helicóptero. Algo es algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: